The State of fashion 2019: las diez tendencias clave para este año

The State of fashion 2019: las diez tendencias clave para este año

The State of fashion 2019 es un interesante informe sobre el estado del sector de la moda creado por la firma de consultoría McKinsey y la plataforma de comunicación The Business of Fashion.

Por tercer año consecutivo los autores ofrecen un exhaustivo análisis del sector de la moda desde el punto de vista económico, tecnológico, social y regulatorio. En sus propias palabras, el informe aporta claridad y precisión a un escenario de países, compañías, categorías y segmentos fragmentado y complejo.

El informe identifica diez tendencias que tendrán un impacto significativo en el sector de la moda durante el año 2019.

Según estas tendencias, los nuevos mercados, las nuevas tecnologías y las cambiantes necesidades de los consumidores presentan oportunidades pero también riesgos. El informe predice que el 2019 será un año moldeado por los cambios de los consumidores vinculados a la tecnología, las causas sociales y los problemas de confianza, junto con la posible interrupción de los eventos geopolíticos y macroeconómicos. Solo aquellas marcas que tengan el coraje de innovarse surgirán como ganadores.

Las diez tendencias en el sector de la moda durante el año 2019 son:

  1. Precaución
  2. Acento indio
  3. Negocios 2.0
  4. Fin de la propiedad
  5. Concienciación
  6. Ahora o nunca
  7. Transparencia radical
  8. Auto disrupción
  9. Entorno digital
  10. Bajo demanda

 

1. Precaución

Un potencial cambio en el ciclo económico está generando preocupación entre los ejecutivos de la industria de la moda sobre las perspectivas para el próximo año. Después de un período prolongado de crecimiento y aumento de costes, es probable que las prioridades estratégicas para el período posterior se centren más en ser ágiles y aumentar la productividad.

Los ejecutivos ven las condiciones económicas como un desafío potencial, el 42% espera que las condiciones de la industria empeoren en 2019.

 

2. Acento indio

acento indio

India es cada vez más un punto de enfoque para la industria de la moda, reflejando un sector manufacturero de clase media en crecimiento y cada vez más poderoso. Ello hace que, junto con los sólidos fundamentos económicos y el creciente conocimiento de la tecnología, la India sea demasiado importante para que las marcas internacionales la ignoren.

 

3. Negocios 2.0

Las compañías deben hacer planes de contingencia para una posible reorganización de las cadenas de valor globales. El comercio de prendas de vestir podría ser modificado por nuevas barreras, tensiones comerciales e incertidumbre. Sin embargo, también puede haber nuevas oportunidades por el crecimiento del comercio entre regiones del sur y la renegociación de los acuerdos comerciales.

El 63% de los diseñadores de ropa y el 55% de los fabricantes de artículos de lujo con sede en el Reino Unido participan en las exportaciones y alrededor de 10.000 ciudadanos de la UE trabajan en la industria de la moda del Reino Unido.

En los Estados Unidos, la industria de la moda representa el 6% de las importaciones, pero paga el 51% de los ingresos arancelarios, por lo que el tema de los aranceles es de vital importancia.

Otro aspecto a destacar es que el 63% de los encuestados dijeron que esperaban reducir la cantidad de compras a proveedores chinos desde ahora hasta el año 2025.

 

4. Cambios del consumidor

compartirLa vida útil de los productos de moda se está extendiendo a medida que los modelos comerciales de segunda mano, reacondicionados, reparados y de alquiler continúan evolucionando. A lo largo de muchas categorías, los consumidores han demostrado tener interés en cambiar de la propiedad tradicional a nuevas formas de acceder al producto.

Uno de cada siete personas considera que es un error fotografiarse con un conjunto dos veces. En pocas palabras, los jóvenes de hoy anhelan la novedad.

 

5. Concienciación

Los consumidores más jóvenes están seriamente preocupados por las causas sociales y ambientales, que muchos consideran como los problemas que definen nuestro tiempo.

Cada vez más respaldan sus creencias con sus hábitos de compra, favorecen a las marcas que están alineadas con sus valores y evitan aquellas que no lo hacen.

No todas las causas que defienden las marcas de moda son universalmente populares, y estas pueden conllevar riesgos significativos. Además de la posible controversia por apoyar causas divisivas, las marcas también pueden correr el riesgo de ser percibidas como hipócritas si no aseguran cuidadosamente la coherencia en sus mensajes y acciones.

Un ejemplo de ello es la “protesta del himno” de la NFL, que fue un tema de división en los EE. UU., creando una mezcla de aplausos y reacciones violentas para Nike. Sin embargo, creó una exposición mediática valorada en más de $163 millones, apenas unos días después del lanzamiento de la campaña.

 

6. Ahora o nunca

ahora o nuncaEl lapso de tiempo entre el descubrimiento y la compra es un punto negativo para los clientes que continúan esperando mejores experiencias. Las compañías se están enfocando cada vez más en reducir esta fuente de fricción y en lanzar nuevas tecnologías para permitir una transición suave y rápida de la inspiración a la adquisición.

Según una encuesta entre millennials realizada en 2017, es más probable que los consumidores se inspiren en fuentes externas como por ejemplo, personas influyentes, amigos y TV, que directamente de la marca o el vendedor.

 

7. Transparencia radical

Las empresas de moda deben aceptar el hecho de que un consumidor más desconfiado espera una transparencia total en toda la cadena de valor. Dada la necesidad de recuperar esa confianza, los actores de la moda no pueden darse el lujo de no examinar las prácticas de siempre en sus negocios.

En ese sentido, las marcas están intentando ser más transparentes, en muchos casos especificando los costes de los materiales, trabajo, transporte, obligaciones y marcado.

 

8. Auto disrupción

disrupciónLa tecnología y las redes sociales están habilitando una nueva generación de marcas “retadoras” que interrumpen un sector o categoría donde los jugadores predominantes se han dormido. Mientras tanto, para competir y seguir siendo relevantes entre los jóvenes consumidores exigentes, las marcas tradicionales se están haciendo eco de esta dinámica y están cambiando de forma radical sus propias marcas, ofertas y modelos de negocio.

Hay dos fuerzas clave que impulsan la auto disrupción: la preferencia de los consumidores más jóvenes por la novedad y los avances tanto en la tecnología digital como en las redes sociales.

Algunas marcas están adoptando esta disrupción al lanzar aceleradoras e incubadoras para probar nuevos enfoques en un entorno más controlado. En un entorno de moda cada vez más voluble, los líderes del mercado también deberán tomar más riesgos para mantenerse a la vanguardia.

 

9. Entorno digital

A medida que se intensifica la carrera para ser la plataforma elegida tanto por los clientes como por las empresas de moda, los participantes del comercio electrónico continuarán innovando al añadir servicios rentables de valor añadido y centrarse en las nuevas tecnologías. Ya sea a través de adquisiciones, inversiones o I+D interno, los actores que diversifican su ecosistema fortalecerán su liderazgo sobre los jugadores puros restantes que dependen únicamente de los márgenes minoristas y las ofertas existentes.

 

10. Bajo demanda

nowLa automatización y el análisis de datos han permitido a una nueva generación de startups adoptar ciclos de producción ágiles hechos bajo pedido. Los grandes actores del mercado comenzarán a seguir su ejemplo, con el objetivo de responder más rápidamente a las tendencias y la demanda de los consumidores. Es probable que el resultado sea un aumento en la producción “just-in-time”, la reducción de los niveles de exceso de existencias y la creciente importancia de los ciclos de producción de pequeños lotes.

La moda está viendo el inicio de un cambio importante en el que los productos son introducidos en el mercado en función de la demanda real en lugar de basándose en estimaciones y pronósticos.

El 60% de los ejecutivos de compras de prendas de vestir esperan que más del 20% de su volumen de abastecimiento sea de proximidad para el 2025.

Deja un comentario

Cerrar menú